Que florezca la cultura del vino de manera sustentable. Una reseña de Viñedos en flor por Cecilia García Muñoz.

Que florezca la cultura del vino de manera sustentable

 

Por: Cecilia García Muñoz.

 

 

Una fabulosa fiesta familiar es la escena perfecta para representar el concepto de cultura del vino que se desea fomentar en México.

 

Programada año con año durante la etapa de floración de la viña, la Fiesta de los Viñedos en Flor recoge valores comunitarios muy sensibles como la solidaridad y la convivencia familiar y, más que cualquier otro evento, se aleja de cualquier tentación de esnobismo para proponer una sana relación con la naturaleza y un consumo de vino de forma responsable.

 

Convertida ya en una tradición, la Fiesta de los Viñedos en Flor recauda fondos para la causa del Albergue San Vicente de Ensenada, promueve la expresión artística y la cultura con diversas actividades y pone en el centro de la mesa el concepto de esperanza al realizar simbolismos como la bendición de la cosecha, la presencia fundamental de los niños en la festividad y la promoción del comercio local.

 

Este año 2019, las reflexiones promovidas durante las jornadas de Conferencias en Flor, mismas que versaron sobre el cuidado y conservación de los tesoros del Valle de Guadalupe como lo son sus cielos estrellados, su vegetación nativa y endémica – hábitat de especies que de perderse serían irrecuperables-, su delicado equilibrio -responsable del microclima propicio para la viña-, y la visión de sostenibilidad de una actividad económica como el turismo que por más promisoria que sea no debe salirse de control, tuvieron como corolario un festejo ejemplar en el que se subastó arte hecho en comunidad, experiencias turísticas comprometidas con la conservación y se degustó una amplia muestra de etiquetas de buen vino mexicano.

 

A cada paso había una invitación para participar en un modelo que por rescatar lo clásico se antojaba innovador: bebederos de agua y el uso casi nulo del plástico desechable, contenedores para separar basura, estaciones de comida sencilla pero magistralmente preparada como jugosa carne asada, burritos de frijoles con trigo, dobladitas de lechón y salsa verde, pollo rostizado, caldos y otras delicias fueron las opciones para comer.

 

Mercado local para comprar aceite de oliva, frutos de hortaliza, sal, pan, queso de la región, recuperando la satisfactoria sensación de comprar lo que produce tu amigo, tu vecino, y reconociendo en la transacción el esfuerzo del productor que tiene rostro y no es una marca anónima.

 

Papalotes en el cielo suspendidos ante la mirada de padres e hijos, mesas repletas de familiares y amigos con sonoras risas y conversaciones amenas, improvisados picnics en el suelo, convivencia con animalitos de granja, paletas de hielo multicolores, esculturas de barro frio y plastilina modeladas por diminutas manos, pinturas al óleo dirigidas por artistas consumados o simples esbozos de pinturas de agua de decenas de niños desenchufados por horas de la era de la tecnología, fueron viñetas de la Fiesta de los Viñedos en Flor 2019. Una celebración de lo que realmente importa: la familia, los amigos, los motivos para brindar y las ganas de hacer mejor las cosas en el Valle de Guadalupe.

Leave a Comment