Bienvenidos a Viñedos en Flor

 

 

Con la creación del World Conservation Strategy a principios de la década de los ochenta, avalado por las instituciones globales expertas en el tema (entre ellas la UNESCO), nace un nuevo conjunto de políticas públicas ambientales cuyo enfoque se centra en establecer los mecanismos necesarios que promuevan acciones orientadas hacia la prevención en materia ecológica con la intención de atender los males antes de que sucedan. Dichas políticas son el objetivo central de fomentar un manejo consciente, inteligente y sensible de los recursos naturales relacionando dos conceptos que en apariencia son opuestos pero que resultan imprescindibles para encaminarnos por una ruta hacia la sustentabilidad: conservación y desarrollo.

 

Casi 40 años después, estos dos temas siguen siendo los dos pilares fundamentales para el crecimiento sostenible de nuestras regiones. ¿Cómo crecer respetando el entorno? ¿De qué manera fomentar la actividad económica sin que esta represente una afrenta al contexto natural? ¿Cómo seguir creciendo sin dejar de ser lo que somos?

 

La Fiesta de los Viñedos en Flor y su ciclo de conferencias (por su hechura quizá el conjunto de días más emotivos del año) no se plantea dar respuesta a estas interrogantes, pero sí ponerlas sobre la mesa apelando a ese mismo ánimo comunitario que ayudó a construir lo que ahora conocemos como “La Ruta del Vino”. Se festeja con música, comida, arte y vino hasta dónde hemos llegado pero también se subrayan los riesgos que conlleva un crecimiento desmedido. El valle es una zona frágil, semiárida, expuesta de igual forma al cambio climático como a la voracidad de desarrolladores que buscan convertirlo en una zona enoturística genérica. Hoy más que nunca debemos de afrontar esa realidad, celebrando lo que somos y definiendo con seriedad lo que queremos ser.

 

El largo recorrido de La Fiesta de los Viñedos en Flor, desde sus inicios como una humilde experiencia campestre hasta su rozagante actualidad con más de 20 productores de la tierra, 62 vinícolas, cocinas locales y su ciclo de conferencias, apela al futuro mirando hacia atrás. Honra el origen para así divisar el porvenir. Atesora la tierra desde sus múltiples acepciones: tierra/madre, tierra/agricultura, tierra/vino, tierra/identidad y tierra/procedencia, con plena conciencia de que el camino será largo y sinuoso pero también -por qué no- fascinante.

 

Que sirvan pues estas fiestas para seguir caminándolo juntos.

 

Fernando Pérez Castro

 

 

Fotografía de Rodrigo Cardoza

Leave a Comment